Blog de B4M Toggle

Los 5 lugares de interés turístico más populares de Alemania

Los 5 lugares de interés turístico más populares de Alemania

Alemania es un país lleno de lugares de interés turístico que atraen a visitantes de todo el mundo. Pero, ¿cuáles son los monumentos y parajes naturales más populares? Esta fue la pregunta que el Centro Nacional Alemán de Turismo (CNAT) planteó directamente a los turistas venidos de diversos lugares del mundo. El resultado obtenido procede de una encuesta realizada a más de 31.000 personas procedentes de 60 países distintos que viajaron a Alemania durante 2017. En www.germany.travel/es se pueden ver cuáles fueron elegidos como los 100 lugares más populares. A continuación podrás conocer el TOP 5.
 

Miniatur Wunderland

Esta curiosa ciudad en miniatura es con 1.300 m2 la maqueta de trenes más grande del mundo. Aunque lo de los trenes no es más que una excusa: cuenta también con parques de atracciones, barcos, puertos y aeropuerto, pistas de esquí, casinos, conciertos…

En sus primeros diez años de vida, la mega ciudad a escala ha implicado una inversión de 12 millones de euros y casi 600.000 horas de trabajo de más de 200 personas. Y el proyecto no ha hecho más que empezar: desde la organización ya dan proyecciones para la próxima década, en la que se añadirán 1.000 m2 de maqueta y se invertirán otros 8 millones de euros.

La instalación, que se encuentra en Hamburgo, se reparte en 3 plantas de un mismo edificio aunque la conexión por tren es continua por sus cuatro escenarios. Por ahora se pueden ver algunas réplicas de zonas de Alemania, Suiza, Austria y Estados Unidos, aunque la intención es que la maqueta tenga 12 áreas temáticas en 2020.

Otras cifras que sorprenden de la maqueta son: 13.000 metros de vías, 930 máquinas de tren, 14.500 vagones, 1.270 señales, 3.050 cambios de vía, 335.000 luces, 3.660 edificios y puentes, 215.000 ‘habitantes’, 8.850 coches y 228.000 árboles. Vamos, toda una gran ciudad.

Ante semejante atracción turística (1,25 millones de visitantes anuales), Google no pudo evitar la tentación de registrar el lugar con sus cámaras. Aunque tuvieron que adaptar su famoso coche a la escala de la ciudad el resultado es una alternativa si no tienes pensando pasar por Hamburgo. Puedes ver el resultado en: Google Street View

 

 

Europa-Park

Europa-Park es uno de los parques temáticos más famosos y grandes de Europa y uno de los pocos que también está abierto en invierno. Se encuentra en Rust, en el estado federado de Baden-Wurtemberg, un lugar estratégico ya que al oeste está la frontera francesa con la ciudad de Estrasburgo, y al sur Suiza y Basilea.

El parque está dividido en 18 áreas temáticas diferentes, 15 de ellas representan un país o región europea. La mascota del parque es un ratón gris, llamado Euromaus (“Eurorratón”), aunque hay muchos otros personajes en el parque.

El Europa Park ofrece desde su apertura en 1975, un recorrido de atracciones y espectáculos en torno a una temática geográfica de varios países y áreas del continente Europeo, que van desde el cálido Mediterráneo y sur de Europa: Portugal, España, Italia, Francia y Grecia, hasta el mundo Escandinavo e Islandia, pasando por el centro de Europa: Suiza, Luxemburgo, Alemania, Austria o Países Bajos, sin olvidarnos de Rusia y las Islas de Inglaterra e Irlanda.

Al igual que en la Europa sin fronteras podemos “viajar” en un salto de Italia a Irlanda, pasando por Francia, y acabar sentados en las terrazas de la recreación de Santorini. La idea de acercar a los niños a la diversidad de los países de Europa a través de un común denominador, la diversión, convierte la experiencia en algo lúdico y educativo.
 

 

El Castillo de Neuschwanstein

El ambicioso proyecto de Luis II de Baviera comenzó a tomar forma en 1869 con el encargo del diseño del castillo a un escenógrafo teatral que, según las ideas del rey, proyectó un espacio más estético que funcional.
A pesar del aspecto medieval con el que se construyó el castillo, éste incorporó numerosas modernidades para la época. Contaba con calefacción central de aire caliente, luz eléctrica, agua corriente caliente y fría, desagües automáticos e incluso una línea telefónica.
Neuschwanstein es una construcción que refleja los ideales y anhelos del rey Luis II. Construido como un mundo imaginario y poético en el que podía refugiarse y soñar, el castillo cuenta con pinturas inspiradas en las óperas de Richard Wagner, a quien el rey admiraba hasta límites insospechados.
El castillo cuenta con 200 cuartos entre los que destacan llamativas estancias como la Sala del Trono, con 13 metros de altura, la Sala de los Cantores, que a pesar de su gran tamaño y su escenario no estaba dedicada a acoger fiestas de la corte, o bien el dormitorio del rey y la capilla, realizados en estilo neogótico.
Conocido a nivel mundial como símbolo de la arquitectura romántica idealizada y por la peculiar historia de su dueño, el Castillo de Neuschwanstein es una maravillosa construcción de ensueño que inspiró al mismísimo Walt Disney para la creación del castillo de la Bella Durmiente.
Abierto al público desde 1886, tan solo unas semanas después de la muerte del rey, el castillo recibe en la actualidad cerca de 10.000 visitantes al día en temporada alta, llegando a conseguir más de 1.4 millones de visitantes al año. El castillo se encuentra localizado a tan solo 130 kilómetros de Múnich, por lo que resulta un lugar ideal para visitar en una excursión de un día.
 

 

El Monasterio de Reichenau

En medio del lago Constanza, en Alemania, encontramos la pequeña isla de Reichenau, rodeada por las aguas de los lagos Gnadensee y Untersee.
Conectada a tierra firme por un romántico puente, la isla se ha convertido en uno de los atractivos turísticos más importantes de la región de Baden-Wurtemberg.
En el centro de la isla se encuentran las ruinas del complejo monástico benedictino de Reichenau, fundado en el siglo VIII, posteriormente secularizado en el XVIII y convertido en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.
Fue fundado en el año 724 por el obispo Pirmin,quién eligió dicho lugar ya que la isla estaba deshabitada y así se pudo apoderar de una buena porción de territorio con el beneplácito de los reyes francos.
Durante la Edad Media el Monasterio de Reichenau tuvo su momento de mayor esplendor, era el centro del poder político y la cultura en la zona, siendo que algunos de sus abades tenían un papel importante en la educación de los miembros de la familia real.
El monasterio era un centro de referencia para las artes y la cultura, inclusive allí se originó el primer sistema de escritura musical del que se tiene registro, el del monje Germán el Cojo.
En el año 896 el monasterio recibió las reliquias de San Jorge, entregadas como presente durante la coronación del emperador Arnulfo de Roma. A partir de ese momento, y entre los siglos X y XI, las actividades del Monasterio de Reichenau se centraron en enaltecer el protagonismo de las artes, con maravillosos murales representando a San Jorge y otras figuras.
El complejo del monasterio aún sigue en pie y es una visita imperdible, sobre todo si nos hospedamos en la ciudad de Stuttgart ya que estamos a poco más de una hora y media de viaje de la isla.
 

 

Rothenburg ob der Tauber

Rothenburg ob der Tauber es el pueblo más bonito de la Ruta Romántica (Romantiche Straße). Es un pueblo de cuento de Hadas, evocador de sueños infantiles, escenario del mercado de Navidad de Rothenburg, uno de los más bonitos que se puedan ver en el mundo y fiel reflejo de la Edad Media en Europa.

Esta población está situada en el Land de Baviera, en el sur de Alemania. Por su ambiente medieval, Rothenburg ha sido elegida en varias ocasiones como escenario para varias películas: El maravilloso mundo de los hermanos Grimm, Chitty Chitty bang Bang o Harry Potter y las Reliquias de la muerte son algunas de ellas y además sirvió de inspiración para la película de Walt Disney, Pinocho. Sus casitas con entramados de madera, su murallas, sus torres, sus plazas, sus callejuelas empedradas, todo nos lleva a dejar volar la imaginación y nos traslada a épocas pasadas, a tiempos de caballeros y princesas, magos y leyendas. A pesar de su reducido tamaño, la cantidad de lugares históricos, museos, iglesias, monasterios y monumentos de que dispone es enorme. Así que es necesario dedicarle tiempo. Lo ideal, es disponer de al menos un día para poder visitar la ciudad. Una buena forma de empezar la visita es dirigirse a la Gallow-Gate, antigua puerta de entrada a la ciudad. El casco antiguo de Rothenburg conserva unas magníficas murallas del s.XIV, así que una vez dentro, se puede llegar dando un paseo hasta la Röder-Tower. Aunque el plato fuerte de la visita es la Marktplatz. La enorme Plaza del Mercado de Rothenburg es uno de los lugares más antiguos de la ciudad, siendo ya epicentro de la vida local en el s.XIII. El edificio más destacado es, sin duda, el bello e imponente Rathaus (Ayuntamiento), con su fachada renacentista de finales del s.XVI y su zona gótica (con partes de 1250), que incluye una torre de unos 60 metros de altura a la que puede subirse. El otro edificio notable es la Ratsherrntrinkstube con su Clock Tower. Antaño esta antigua taberna, ahora Oficina de Turismo, estaba reservada a los concejales de la ciudad. En su fachada exterior luce varios relojes mecánicos que señalan el día del mes, hora y minutos.

Un poco de historia

Para ser precisos, Rothenburg ob der Tauber (“Fortaleza Roja sobre el Tauber”) no es en realidad un pueblo, sino una pequeña ciudad de apenas 10.000 habitantes. Su fundación se remonta al 1170. De aquellos primeros años aún se conserva el jardín y una torre de su antiguo castillo. En 1274 fue declarada Ciudad Imperial Libre del Sacro Imperio Romano Germánico (estatus que mantuvo hasta 1803). A partir de ese momento Rothenburg ob der Tauber no pararía de crecer hasta mediados del s.XVI, cuando fue severamente castigada durante la Guerra de los Treinta Años y más tarde por la peste. Ya en tiempos modernos, Rothenburg vivió una etapa infame en los años previos a la II Guerra Mundial, pues al parecer fue aclamada como la ciudad donde mejor se cumplía el ideal nazi. Durante el conflicto bélico, Rothenburg fue gravemente dañada, pero su relevancia histórica hizo que los ejércitos aliados descartaran el uso de artillería en su liberación, evitando así perjuicios mayores. El empeño de la población local y las numerosas donaciones recibidas desde todo el mundo hicieron que Rothenburg volviera a lucir un perfecto estado en muy poco tiempo. Hoy en día el turismo es una de sus principales fuentes de ingresos.
 

 
Fuentes: www.germany.travel/es | www.idealista.com | www.elgiroscopio.es | www.disfrutamunich.com | www.alasislas.com | www.losapuntesdelviajero.com

Recomienda esta página:
FacebookGoogle+TwitterLinkedInEmail
ShutDown